Hit-Parade
 

www.napoleon1er.com
 
índice
índice
Foro Chat Libro de oro Escribir Ligas
Nouveau ! Vendez, achetez, 
échangez, gratuitement !



EL ASESINATO DE NAPOLEÓN
por Ben Weider


Presidente de la
Sociedad Napoleónica Internacional

http://www.napoleonicsociety.com


Conferencia impartida:
En el Festival Militar Internacional de Borodino, Rusia, septiembre de 1997
y en la Academia Militar de Sandhurst, Inglaterra, febrero de 1998 por D. Ben Weider.


Traducido del francés
por José María Sancho Sánchez

3/4

 

VEAMOS COMO FUE ADOPTADA LA DECISION DE HACER TOMAR DIEZ GRANOS DE CALOMEL


3 DE MAYO DE 1921 :

-Mariscal Bertrand- a 14,30 h, Hudson Lowe se reune con Montholon acompañado de los médicos ingleses Shortt et Mitchell.

-Doctor Antommarchi- Soy convocado en casa de Montholon donde debo enumerar los síntomas de la enfermedad del Emperador… Los médicos ingleses prescriben un purgativo de 10 granos de calomel. Me opongo a esta prescripción, el enfermo esta demasiado débil.

-Marqués de Montchenu- La diferencia de opiniones se sometió al arbitraje de Montholon que apoyó la opinión de los médicos ingleses y la poción fue, en consecuencia, administrada.

-Luis Marchand- Cuando recibí la orden de administrar el calomel argumenté que el Emperador me había dicho claramente que no deseaba tomar ningún brebaje que no fuese sometido a su aprobación. Se me contestó que el Emperador estaba perdido y que había que hacer todo lo posible para salvarlo. Entonces acepté disolver los diez granos de calomel en agua con un poco de azúcar. Cuando el Emperador me pidió de beber le dije que era agua azucarada. Él abrió la boca, bebió con dificultad e incluso deseó, sin conseguirlo, devolver el brebaje. Volviéndose hacia mí me dijo con un tono de reproche afectuoso y difícil de soportar : ¿También tu me engañas?

El calomel contiene cloruro de mercurio y el sirope de almendras amargas contiene ácido prúsico. Su mezcla en el estómago se convierte en cianuro de mercurio que es normalmente expulsado por un estómago en buen estado. Pero Napoleón habiendo absorbido grandes cantidades de emético tenia inhibidos los reflejos vomitivos. En consecuencia el violento veneno no fue expulsado.

¿QUE OCURRIÓ DESPUÉS?

El mariscal Bertrand escribe: « Poco tiempo después Napoleón quedó inconsciente. Estaba completamente inmovilizado por una parálisis total. No podía ni tragar.

Es bien sabido que el cianuro de mercurio paraliza los musculos motores voluntarios.

Cuarenta y ocho horas después de haber tomado los diez granos de calomel, Napoleón murió sin haber recobrado la conciencia.

¿QUE LESIONES PROVOCA EL CIANURO DE MERCURIO EN EL ESTÓMAGO?

Corroe la pared estomacal y provoca una inflamación del músculo del píloro. El Laroisse Medical Ilustrado explica (páginas 741-742) los efectos tóxicos del sirope de almendras y del calomel mezclados y avisa contra su utilización conjunta en cualquier tratamiento.

La autopsia realizada por Antommarchi en presencia de numerosas personas, incluidos los médicos ingleses, revela una profunda corrosión de la mucosa estomacal y una inflamación alrededor del píloro. Los doctores concluyeron que Napoleón había muerto a causa de una enfermedad que degenera en cáncer.

De hecho, el murió por un envenenamiento de cianuro, continuación de una larga intoxicación mediante arsénico. Ustedes y yo sabemos que no se muere de una enfermedad que provocará un cáncer, sino dque se muere de cáncer.

El doctor Antommarchi que cuidó al Emperador durante los últimos veinte meses de su vida proclamó, a su vuelta de Santa Elena, que había muerto de una hepatitis crónica causada por el insano clima de la isla. El doctor Larrey, cirujano jefe de la Guardia Imperial – el hombre más honesto que he conocido -, decía Napoleón, declaró, por su parte, que el informe de la autopsia mostraba claramente que el Emperador había muerto de una afección hepática aguda. Larrey pensaba que las lesiones del estómago eran relativamente benignas y en absoluto cancerosas.

Además, en los archivos de Sir Hudson Lowe, entre las páginas 204 y 206 del volumen 20,214, se encuentran dos cartas del doctor Robert Gooch. En estas cartas, este último expresa su desacuerdo con el doctor Antommarchi sobre las causas de la muerte de Napoleón.

El doctor, que era uno de los médicos mas renombrados de su tiempo, había manifestado su deseo de publicar un estudio crítico del libro de Antommarchi pero nunca lo realizó. El escribió a Hudson Lowe : « El calomel es el responsable de la muerte de Napoleón y no una hepatitis, el clima o el cáncer. El doctor Gooch, al sospechar que el calomel estaba en relación con la muerte de Napoleón, estaba más cerca de la verdad que ningún otro médico de 1821 a nuestros días.

Después de haber estudiado los informes de la autopsia, el doctor Michel Ibos, que es uno de los cirujanos mas eminentes de Francia ha escrito el 30 de septiembre de 1997: « Ningún estudio científico ha establecido nunca el carácter hereditario del cáncer de estómago y que todos los argumentos clínicos apuntan a una simple úlcera gástrica de la que se suele morir ». Todo esto destruye y ridiculiza la tesis del cáncer hereditario sostenida todavía por numerosos historiadores y deja la puerta abierta de par en par al envenenamiento, que por otra parte nosotros hemos probado.

El doctor Henry, después de la autopsia, remarcó el aspecto afeminado de Napoleón porque no tenía vello en el cuerpo. Él hubiera debido saber que la desaparición del vello corporal es un síntoma del envenenamiento por arsénico.

El marqués Henri de Montchenu era el representante de Luis XVIII en Santa Elena. Él anotó: « De los cinco doctores presentes en la autopsia, ninguno conocía la causa exacta de la muerte

¿HABÍA UN ENVENENADOR EN LA ISLA?

Sí, sin ningún género de duda. El 24 de febrero de 1818, Cipriani, el mayordomo de Logwood, cayó bruscamente enfermo siendo que gozaba de una excelente salud, y murió a los dos días. Fue presa de violentos dolores de estómago acompañados de temblores helados. Temblores helados y dolores de estómago son los signos del envenenamiento por arsénico, lo que puede ser detectado en una autopsia.

Cipriani había estado al servicio de los Bonaparte desde su primera infancia. Era un huérfano que consideraba a Leticia, la madre de Napoleón, como su segunda madre. Era muy inteligente y perspicaz. Nada le escapaba. Montholon no ocultaba su aversión a Cipriani, y había escrito: « El Emperador prefiere a antes que a cualquiera de nosotros. Mayordomo es un empleo demasiado subalterno cuando se poseen todas las cualidades de un ministro de policía

Cipriani fue enterrado al día siguiente de su muerte, pero Willian Balcombe, que había albergado a Napoleón en su propiedad de Briars al principio de su exilio, estaba convencido de que se trataba de un envenenamiento.

No se muere así en Santa Elena, decía. La decisión de realizar una autopsia fue tomada, pero cuando fueron a la tumba para la exhumación observaron que estaba profanada y que el cuerpo había desaparecido.
P¿Porqué?
Porque el envenenador se asustó cuando supo que se realizaría la autopsia. La investigación subsiguiente a la prueba del envenenamiento acabaría por descubrirlo, o por lo menos crearía un clima de sospecha en Longwood que perjudicaría notablemente la continuidad del proyecto criminal.
¿Por quién?
El envenenador solo no podía sacar el cuerpo de la tumba y transportarlo a un lugar donde no fuese encontrado. Tampoco podía solicitar la ayuda de los franceses de Longwood por el riesgo de ser denunciado

Hay que admitir entonces que este acto fue cometido por los ingleses actuando bajo órdenes de Hudson Lowe, nada de lo que ocurría en la isla escapaba a su control. El cuerpo habría sido arrojado al océano una vez lastrado.

NADIE MAS QUE LOS INGLESES PODIA SACAR EL CUERPO DE LA TUMBA Y HACERLO DESAPARECER PARA SIEMPRE.

Ahora, deben plantearse la pregunta clave: Asesinado Napoleón
¿QUIÉN ES EL CULPABLE?.

NDebamos revisar ciertos datos para dar una respuesta. El asesino de Napoleón vivió en Longwood House desde el verano de 1816, época en la que Napoleón comenzó a sufrir la intoxicación por arsénico, hasta mayo de 1821, fecha de su muerte.

Esto elimina inmediatamente todos aquellos que abandonaron Santa Elena antes de la muerte de Napoleón y elimina también a los que llegaron después del verano de 1816. En consecuencia no quedan mas que Luis Marchand, el mariscal Bertrand y el conde de Montholon. El culpable debía estar obligatoriamente en contacto regular con Napoleón, es decir, un habitante de Longwood House. Esto elimina al mariscal Bertrand que vivía a cierta distancia, ya que su mujer inglesa prefería una cierta intimidad antes que la convivencia forzada de Longwood.

Quedan solamente Luis Marchand y el conde de Montholon. Luis Marchand es reconocido por todos los historiadores y los exiliados de Santa Elena como un servidor leal y fiel que servía a Napoleón como sólo un hijo podría hacerlo. No tenía ningún motivo para perjudicar a Napoleón.

Contrariamente, el conde de Montholon, no tenía motivos ni para admirar ni para servir a Napoleón, aunque es cierto que se ofreció voluntario para acompañarle. Napoleón tenía solamente 46 años a su llegada a la isla y gozaba de una excelente salud. Podría haber vivido al menos veinte años. Esto habría significado para Montholon pasar una gran parte de su vida en una roca perdida en medio del océano.

A menos que fuese un agente de los Borbones y que supiese anticipadamente que su estancia sería de corta duración, no podemos encontrar explicación lógica a su presencia. Incluso podemos encontrar un buen motivo de rencor contra Napoleón. Fue cesado de su puesto de embajador de Francia en Würzburg, por infringir las órdenes concretas del Emperador al casarse con Albine Roger, dos veces divorciada

Por otra parte, el conde de Montholon, tenía fuertes relaciones con los realistas:

1) su padrastro, el conde (después marqués) de Sémonville, era un amigo de Luis XVII y del conde de Artois;

2) el conde de Sémonville era conocido como un diestro intrigante. Sirvió en los puestos más elevados bajo todos los regímenes de Francia desde Luis XVI hasta Luis-Felipe (incluidos la Revolución, El Consulado y el Imperio). Esto supone un triunfo casi único en esta época turbulenta. Esta demostrado que fue siempre un agente del hermano de Luis XVIII, el conde de Artois, que será rey bajo el nombre de Carlos X

3) Por los importantes servicios prestados a los Borbones, el rey Luis XVIII nombró al conde de Sémonville Par de Francia el 4 de junio de 1814 (Napoleón estaba exiliado en la isla de Elba) y gran relator de la Cámara Alta (nobleza). En consecuencia ocupaba uno de los puestos más elevados de la corte de Francia;

4) Fue é quien insistió para que su hijastro, el conde de Montholon, aceptase acompañar a Napoleón en Santa Elena. El conde Montholon había ostentado el appellido de Montholon-Sémonville. Sin embargo, cuando partió para Santa Elena, abandonó el Sémonville para ser simplemente eñ conde de Montholon. Era conocido como un play-boy, le gustaba la buena vida y andaba siempre escaso e dinero.

Fue Luis XVIII quien le nombró general del ejército real en 1814, durante el exilio de Napoleón en la isla de Elba. En esa época utilizó para su uso personal fondos militares por un total de 6000 francos. Nunca fue castigado por esa falta gracias a la intervención del conde de Artois. Porqué un hombre de ese calibre habría deseado pasar 20 años de su vida en Santa Elena ? Simplemente porqué el tenía una misión y esta misión era de la mayor importancia. Consistía en impedir que Napoleón no tuviese ninguna posibilidad de volver a tomar el poder en Francia. El conde de Montholon se atribuyó, después de la muerte de Cipriani, el puesto de sommelier de Longwood. Tenía asi el control exclusivo del vino servido a Napoleón y fue ese vino el utilizado para su envenenamiento

De hecho, el barón Gourgaud, en sus memorias, informa que había prevenido a Napoelón de la posibilidad de un envenenamiento a través del vino. Napoleón no tomó esta advertencia en serio.

Es interesante anotar también que el mariscal Bertand, en una carta al cardenal Fesch, escribía que algunos días después de la muerte de Cipriani, un criado de Montholon había muerto con los mismos síntomas. ¿Habría podido beber o comer algún resto de los que Montholon había preparado para Cipriani? Nunca los sabremos, pero s una extraña coincidencia

Montholon estaba solo con Napoleón semi-inconsciente cuando fueron añadidas una serie de cláusulas a su testamento. No es de extrañar que se atribuyese la parte del león. Era designado como uno de los tres ejecutores testamentarios y recibía 2,2 millones de francos, suma enorme en una época donde el ingreso medio de un hogar en Francia era de 2.000 francos. Reseñemos también que en 1829 huyó a Bélgica para escapar de sus acreedores.

Todos los historiadores estan de acuerdo en reconocer que Montholon era un hombre intrigante y sin escrúpulos, que mentía con facilidad y en cualquier ocasión. Todos sus compañeros de exilio han escrito un diario o redactado unas memorias. Todos han anotado claramente y de la misma forma los sufrimientos de Napoleón, todos menos el conde de Montholon.

Un ejemplo:
Montholon escribió que Napoleón estaba delgado cuando murió mientras que todos los demás, incluidos los médicos ingleses que estaban presentes, han dicho que Napoleón estaba exageradamente gordo. Para justificar la versión del cáncer, necesitaba mentir y decir que Napoleón había muerto descarnado.

Luis Marchand vivía todavía cuando el libro de Montholon fue publicado en 1848. Declaró que Montholon era un mentiroso o que su memoria le había traicionado. Los recuerdos de Montholon son, en gran parte, totalmente diferentes a los del resto de testigos.

Cuado el cuerpo de Napoleón fue exhumado, 19 años después de su muerte, para ser llevado a Francia, estaba en excelente estado de conservación. ¿Porqué? porque es típico del envenenamiento por arsénico. El arsénico puede matar, pero retrasa también la descomposición de los tejidos


15 de octubre de 1840 : Exhumación del cuerpo del Emperador Napoleón.

 


He aquí lo que declara le profesor Guériot, presidente de la Academia Francesa de Medicina(1996): « Ninguna duda, el estado de conservación del cuerpo e Napoleón es una prueba del arsénico.

Los laboratorios de investigación nuclear de harwell, que están entre los mas sofisticados del mundo, no han podido engañarse en sus análisis de los cabellos de Napoleón, descubriendo dosis de arsénico que alcanzan hasta 51,2 ppm.

En esta exposición, hemos precisado los medios y el método utilizados por el asesino. Analizando los hechos y los motivos, hemos descubierto al asesino.

El caso es muy claro
Napoleón fue asesinado por el conde Montholon que utilizó sucesivamente la intoxicación por arsénico, para desgastar su organismo, y una dosis aguda de cianuro para el golpe de gracia.

Para cometer el crimen, Montholon actuó solo en Longwood House, pero es evidente que recibió apoyo exterior por parte de Hudson Lowe

Ya el 15 de noviembre de 1816, en su diario privado, el doctor O’Meara anotó: « Hudson Lowe me solicitó la redacción de un informe sobre la salud de Bonaparte, me hizo la observación de que al redactarlo no debía olvidar que la vida de un hombre no podía ser comparada con las desgracias que podría acarrear su evasión, que no se podía olvidar que el general Bonaparte era el responsable de la pérdida de millones de vidas humanas y que el podría serlo todavía, que la vida de un individuo tenía poca importancia, que mi situación (médico de Napoleón) era totalmente especial y de una gran importancia política.

En 1818, después de su despido de Santa Elena, O’Meara confió al sr. Hall, cirujano de « La Favorita » que « si hubiese seguido las instrucciones de Hudson Lowe, Napoleón estaría ya muerto. O’Meara, por repetir en Londres estas mismas declaraciones, fue borrado de los escalafones de la Marina.

Sten Forshufvud se entrevistó en Londres, mayo de 1961, con Mabel Brookes, una anciana y elegante dama, biznieta de William Blacombe. « Estoy encantada de que aporten la prueba del envenenamiento de Napoleón, mi bisabuelo estuvo siempre convencido… y Cipriani ? Mi bisabuelo encontró su muerte muy sospechosa.

¿Cómo explicar la desaparición del cuerpo de Cipriani la víspera del día previsto para su autopsia, sin ver en ello la mano de Hudson Lowe, que controlaba estrechamente todo lo que ocurría en la isla?

En fin, lo más importante: Fue Hudson Lowe quien facilitó a Montholon las almendras amargas para el « golpe de gracia” y fue también el quién impuso la dosis de 10 granos de calomel el 3 de mayo de 1821

El mayor Gorrequer anota en su diario con fecha 17 de mayo de 1821 : « Hudson Lowe, a fuerza de insistencia y de presión, obligó a los doctores Shortt y Arnott a modificar las conclusiones del informe de autopsia ya que el no quería que se indicase la alteración de hígado que habían detectado”.

Como quiera que Hudson Lowe no era un hombre capaz de tomar por si solo una iniciativa tan importante como el asesinato de Napoleón, es seguro que este asesinato le había sido ordenado por el Gabinete de Londres, con pleno acuerdo de la Corte de Francia.

Así, el complot del asesinato del primer Cónsul que había comenzado en 1803, cuando Willian Pitt volvió al poder y, que en asociación con el conde de Artois, había hecho llegar unos asesinos a la costa normanda, a bordo de barcos de la Royal Navy – Georges Cadoual el 23 de agosto, después el general Pichegru el 16 de enero de 1804 – fue llevado a buen término cuando Napoleón se encontró sin protección en Santa Elena.

Señoras y señores, todos aquellos que persistirán negando esta evidencia, es decir, las pruebas aportadas por ocho testigos oculares, corroboradas con precisión por los análisis nucleares, ignorarán la historia y daran muestras de una total ceguera.

Montholon fue enviado a Santa Elena por el conde de Artois para evitar cualquier posibilidad de fuga por parte de Napoleón. Evitar que tomase el poder como ocurrió después de la fuga de Elba. Montholon, como agente de los Borbones, cumplió perfectamente su cometido

Para terminar, voy a leerles la última parte de un artículo de dos columnas poblicado por el NEWSWEEK después de la aparición de mi libro “El Asesinato de Napoleón”.

« El efecto es sorprendente, es Historia en su más alto grado. El libro va ha despertar la cólera de ciertos especialistas en Napoleón. Yo no puedo estar seguro de que Forshufvud y Weider tengan razón, pero para demostrar lo contrario, sus adversarios deberán trabajar a fondo para demostrar que hay alguna trampa en este estudio”.

Nuestras investigaciones han destruido un burdo error de la Historia y restablecido la verdad. Napoleón murió envenenado y no de un cáncer de estómago. En cuanto a los que persisten en negar la evidencia, es el momento de dejar de enumerar suposiciones y de comenzar a presentar hechos.

Ben Weider, CM, PhD
Presidente de la Sociedad Napoleónica Internacional
2875, Chemin Bates, Montréal, Québec, Canada H3S 1B7

Compañeros de Napoleon

Page précédente...

Suite...


.......

A lire également :

.........Ben Weider et Sten Forshufvud : Assassination at St. Helena - 1978
.........Sten Forshufvud :
Napoléon a-t-il été empoisonné ? - Plon 1961
.........René Maury :
L'assassin de Napoléon - Albin Michel 1994
.........René Maury :
Albine, le dernier amour de Napoléon - Calmann-Lévy 1998

.........Emmanuel de Las Cases :
Mémorial de Sainte-Hélène - 1823
.........Charles Tristan de Montholon :
Histoire de Sainte-Hélène -1846
.........Gaspard Gourgaud :
Journal de Sainte-Hélène - 1899
.........Henri-Gratien Bertrand :
Cahiers de Sainte-Hélène - 1949 - 1959

Les deux médecins :

.........Barry O 'Meara : Napoléon dans l'exil -1822
.........Francesco Antommarchi : Les derniers moments de Napoléon -1825

Les deux valets :

.........Louis-Etienne Saint-Denis (Ali) : Souvenirs du Mameluk Ali sur l'Empereur Napoléon -1822 - Réédité
.........en 2000 par Arléa -Diffusion Seuil
.........Louis Marchand :
Mémoires de Marchand - 1955

La fille de William Balcombe qui hébergea provisoirement Napoléon à son arrivée à Sainte-Hélène en 1815..
Betsy Balcombe :
Lettres à Mrs Abell - dans Recollections of the Emperor Napoleon -1844



.

© 1998 - 2007 www.napoleon1er.com Tous droits réservés